domingo, 3 de mayo de 2009

[[Sueños H20]]


He pasado demasiado tiempo debajo de la ducha intentando ahogar mi razón, el agua caía y caía, era tanto el aguacero que se iba adueñando de mi fisiología débil, yo cerré los ojos sin resistirme, comencé a delirar con que iba por un camino algo caleidoscópico y abstracto, un camino de huellas invisibles y de lejanos transeúntes, llovía tanto que el barro era el dueño de todo lo que por el osaba pasar, era una realidad donde mi umbral de sensaciones estaba paralizado, la tierra mojada no tenia ningún olor, los arboles no tenían ninguna textura, la visión no tenia tonalidades, las hojas al caer no le hacían ningún rasguño al suelo mojado, a lo lejos se escuchaban los ecos de decídeles de extraños que yo ni siquiera intentaba procesar, es cierto en mis venas ardía un leve toque de insensatez. Mi peregrinación no tenia objetivo alguno mas que el de seguir mis respuestas mecánicas, después un tiempo cíclico un rayo de luna cegó mi visión por unos segundos, abrí bien los ojos y ante mi se dibujo la silueta de un árbol gigante, en ese momento en mi realidad paralela en la ducha el agua comenzó a correr con mas fuerza sobre la línea estrecha de mis caderas bajando con fuerza hasta la punta de mis pies, los pliegues de mis labios dolían de lo mucho que estaban abiertos, pero el trance era mas fuerte que cualquier dolor, yo quería sentir ese árbol.


Camine con más determinación, despoje de mí, todo lo que hiciera fuerzas para alejarme de la luz del árbol, en la tierra mojada, cuando estuve cerca toque el árbol y ese fue mi contacto con el mundo de las sensaciones, miré más detenidamente y tocando mi mano había otra mano, otro rostro me veía… de repente la textura del árbol tomo su característica áspera, la tierra mojada recobraba su olor a perfume de humedad, los grises del día fueron intensos, las hojas de los arboles hacían geografía en el suelo y regreso el mágico ruido de la lluvia de mayo, intensa y clara. Eras tú. El contacto más íntimo y necesario. Hasta en sueños. Hay una frontera donde los sentimientos se encuentran, un pueblo fantasma donde hay una taberna destartalada en la que con unos tragos se embriagan de realidad.
¿Hace falta que te diga que me muero por tener algo con vos?

14 comentarios:

David Lepe dijo...

Se traba la matraca a veces. Cae mal. Si no fuera tan difícil, ¿nos gustaría igual?

Prado dijo...

alucinante.

L. Celeiro dijo...

Precioso.

La metáfora de la taberna destartalada en un viejo y desterrado pueblo fantasma donde, aquellos que aman buscan el consuelo de una copa, la compañía de un alma en pena y el paso lento pero inexorable del tiempo mientras sueñan con las sensaciones de la realidad... es preciosa.

Impresionante.

Alatriste dijo...

Espero que pronto encuentres ese contacto, ese acercamiento. Hay que estar muy ciego para no verte. La verdad es que no lo entiendo. Quizás sea que no miras en la dirección adecuada. Sea como sea, mucho ánimo y enhorabuena una vez más por tu sensibilidad y originalidad al escribir. Besos de H2O. Hasta pronto.

Espérame en Siberia dijo...

Jajajajaja, justo yo subí esa canción hace unos días. La de Algo contigo.
Es hermosa.

Muá.

DIANA-CHAN dijo...

muy bueno , felicidades salu.

Anaid* dijo...

Mira que se te da bien dejarme sin palabras
:O

Yusuke Hatanaka dijo...

Extrañamente me suena todo esto.
Genial de verdad.

cosasimpropias dijo...

nada mejor que la inspiracion subita. un saludo

aLba (*) dijo...

no dejes que la situacion se apodere de las cosas...
la vida me ha enseñado , que no hay que callarse nada..

•°¤*(¯`° (Bett) °´¯)*¤°• dijo...

Pero que manera de declarar lo que sentis!
Precioso!

Te dejo un abrazo.

Alatriste dijo...

Ya falta menos para un nuevo domingo. Ánimo. Un beso fuerte. Cuídate.

Espérame en Siberia dijo...

Con tal de que no seamos una pareja dispareja, todo bien. Jajajaja, un besote, linda.

AnaBosch dijo...

toda tu alma
se derrama en cada frase